Columna editorial

Manufactura e Inversión: La sabiduría de anticiparnos

Por: Dr. Luis Manuel Hernández Gonzalez
08/27

De acuerdo a Norman Cousins, las memorias de una persona y una sociedad se integran como sigue: “la sabiduría se mide como anticipamos las consecuencias”. Considerando que esta ha sido una de las grandes dudas del ser humano, los negocios no son la excepción. Algunos empresarios han sido capaces de saber que va a pasar en sus mercados, con su producto y la tendencia social; sin embargo, anticiparse a esto no significa que saben cómo prevenirlo.

Las memorias de competitividad de Baja California se pueden sumarizar a tres elementos: efectividad de ejecución en la promoción, desarrollo masivo de talento a través del empleo directo y las bondades de la frontera con Estados Unidos. Si nos vamos 40 años atrás, estos tres elementos han sido consistentes a través de los diferentes gobiernos y agencias de promoción. Los siguientes diez años representan un reto que trae consigo la rapidez de reacción y la apertura de mercados que aun no existen.

Tijuana se encuentra distante de los mercados de consumo, esto es, las exportaciones que cruzan diariamente a Estados Unidos recorren considerables distancias que no nos permiten conocer la voz del cliente. Si bien la voz del negocio la conocemos, la voz del cliente define que seguirá para nosotros. 

Esta brecha entre el cliente y el que produce se llena a través de los canales de ventas, que no conocemos también. Debido a que los elementos serán sumamente disruptivos, debemos de aplicar muchos conocimientos para poder anticipar algunos de los siguientes elementos. Le ejecución efectiva de los procesos nos podrá decir si nos mantenemos en el mercado. 

El gobierno y los líderes de los negocios deben estar listos para poder entender los impactos de la manufactura 4.0. La combinación de la estructura operativa y la implementación de la tecnología será el reto para lograr que el empresario entienda, primero el tejido social interno de su empresa y como se adapta a la tendencia, así como enfrentarse a la ambigüedad de: que quiere el cliente, el impacto de la tecnología en la sociedad y a su vez lograr sus metas operativas y financieras.

Anticiparnos requiere dejar de pensar en las metas a corto plazo y poner en la mesa temas incómodos como: ciberseguridad, talento, creación de innovación en procesos, finalmente pensar en cómo crea valor para su socio indirecto no el directo. El socio indirecto es la persona que ahí labora, la que desarrolla y genera procesos. Ellos solamente pueden anticipar si la nueva idea que tiene la gerencia va a ser efectiva en términos del proceso actual. Aquí es donde la disrupción puede ser para crecer con la empresa o para dejar de ser la empresa que es.

Recordemos que el nivel de inteligencia se mejora a través de formular las preguntas correctas, documentar los éxitos y recordar, que el comportamiento que tenemos es en que crea la cultura de nuestros lugares de trabajo. El placer se encuentra primero en la anticipación y después en las memorias.


Boletín de Index Zona Costa BC

Reciba nuestras noticias más importantes directo a su bandeja de correo electrónico.